4 consejos para una correcta ergonomía en el teletrabajo

4 consejos para una correcta ergonomía en el teletrabajo

Lesiones de los escaladores más comunes y su mejor tratamiento
julio 6, 2022
¿Por qué las personas mayores son más propensas a los golpes de calor?
julio 20, 2022
Ver todos

4 consejos para una correcta ergonomía en el teletrabajo

Profile portrait of a young woman at the desk with a laptop, stretching, backache position. Business concept photo, lifestyle

4 consejos ergonómicos para teletrabajar sin lesionarse

Desde el COVID-19, muchas empresas están optando por el teletrabajo para evitar contagios en Barcelona y en toda España. Con un nuevo entorno de trabajo, una mala postura frente a un ordenador todo el día puede ser muy perjudicial a largo plazo. Desgraciadamente, no es raro que nuestros clientes informen de que tienen dificultades para trabajar porque sienten que su entorno laboral no favorece su recuperación.

Los dolores debidos a las malas posturas de trabajo pueden ir desde el dolor de cuello, hasta la tendinitis o capsulitis en el hombro, el dolor de espalda o el entumecimiento de las manos. Para ayudarte a curarte o simplemente para evitar lesiones, aquí tienes cuatro consejos ergonómicos que te ayudarán a poner en orden tu puesto de trabajo.

1. Tu asiento

En primer lugar, creemos que ajustar tu asiento es la base de una buena postura. Asegúrate de que tus muslos estén paralelos al suelo cuando te sientes y que tus pies estén en el suelo. No debe sentir una presión incómoda bajo los muslos.

La profundidad del asiento es un punto a menudo olvidado, pero muy importante. De hecho, la profundidad adecuada de su asiento es cuando apoya el muslo en toda su longitud sin atrapar la parte posterior de la rodilla. Compruebe que no hay presión en la parte posterior de las rodillas cuando sus pies están bien apoyados y su espalda está apoyada en el respaldo de su silla. Si siente molestias detrás de las rodillas, significa que su asiento es demasiado profundo.

En cuanto al respaldo de su silla, se supone que le ayudará a mantener la curvatura natural de su espalda a nivel lumbar. De hecho, asegúrese de que la altura del mismo está colocada de forma que apoye la parte hueca de la espalda. También se sugiere inclinar ligeramente el respaldo de la silla para que el peso de la parte superior del cuerpo quede parcialmente apoyado y así aligerar el trabajo de los músculos de la espalda.

En cuanto a los reposabrazos, no son obligatorios si los codos se mantienen lo más cerca posible del cuerpo y los hombros permanecen relajados. Sin embargo, si los reposabrazos están bien ajustados, pueden ofrecer apoyo a tus brazos y hombros. Ajústelos de modo que, una vez apoyados, los brazos queden paralelos al cuerpo y los hombros estén relajados. Tenga en cuenta que los reposabrazos no deben impedirle acercarse a la superficie de trabajo.

2. El teclado

Para determinar si tu teclado está en la posición correcta, primero debes asegurarte de que cuando estás en tu posición de trabajo, tus antebrazos están más o menos paralelos al suelo y tus codos están cerca de tu cuerpo. Como ya hemos dicho, los hombros y el cuello deben estar relajados. Si no puedes ajustar la altura de tu teclado, es necesario que cambies la altura de tu silla para respetar la posición mencionada de tus antebrazos. Además, tus muñecas deben permanecer rectas; piensa en ellas como la extensión de tus antebrazos.

3. La pantalla

En primer lugar, es importante que la pantalla esté colocada frente a ti y no a la izquierda o a la derecha de tu campo de visión. Esto podría provocarte fatiga visual, además de dolor de cuello, hombros y espalda. La altura a la que debe estar la pantalla varía y depende de su comodidad personal. Sin embargo, sugerimos como punto de referencia que tus ojos estén a la misma altura que la parte superior del cristal de la pantalla. En cuanto a la distancia a la que debe estar la pantalla, sugerimos la medida aproximada de un brazo. Por otro lado, la distancia puede variar según la de cada individuo.

4. Su material de oficina

Coloca los objetos que utilizas con más frecuencia cerca de tus brazos. Por ejemplo, su teléfono debe ser fácilmente accesible cuando esté sentado frente al ordenador. Además, asegúrese de que no hay objetos sueltos bajo su escritorio que favorezcan una postura poco natural. No dudes en mantener tu entorno de trabajo lo más organizado posible para adaptarlo a tus necesidades.

Esperamos que estos consejos te ayuden a facilitar tu vuelta al trabajo este otoño. No dude en ponerse en contacto con nosotros para concertar una cita si tiene alguna pregunta.

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
×